Cuando se emprende un negocio, hay una serie de gastos iniciales que dejan en un lugar nada prioritario la creación de una web. Esto es un error muy común que hace que los comienzos de los negocios tengan peor visibilidad en internet y peor imagen de cara a sus clientes, con la perdida de clientela que esto conlleva.

Pero en este artículo no vamos a hablar de la necesidad de tener una web cuando se emprende o se tiene un negocio. Vamos a explicarte cuánto cuesta una web para un negocio pequeño y qué opciones tienes.

 

Estimar el gasto por de página web nueva puede ser algo difícil. Es evidente que la web de un negocio, ya sea de un restaurante o de una empresa de servicios, es una de las herramientas más importantes para dar visibilidad a la actividad en cuestión. Como cada proyecto es diferente y único, complica el hecho de ser productos standart a la hora de ser realizado, y hace dificil que las empresas, agencias de diseño y las personas que ofrecen servicios de desarrollo, ofrezcan una tarifa plana para una página web. En internet, puedes ver diversos artículos donde se calcula que los gastos de diseño y desarrollo web varían entre mil y diez mil euros, contando los gastos adicionales de dominio, alojamiento web, asesoría de SEO, logos y marca, marketing, mantenimiento y gestión entre otros.

En la actualidad, hay diversas opciones a la hora de crear una web, te detallamos algunas de ellas:

 

1. Crear una web con herramientas de creación.

Son conocidas las plataformas que te ofrecen que hagas tú mismo una web. Wix, Jimdo, IONOS… son algunas de ellas. Suelen ser económicas y alguna tiene un plan gratuito. Pero esta opción, que no recomendamos, tiene una serie de incomvenientes:

 

a. Crear la web de cero no es sencillo con una herramienta que suele tener cientos de opciones.
b. La web final suele tener problemas para el posicionamiento en buscadores.
c. Los planes gratis, o tienen publicidad, o te limitan opciones o servicios necesarios.
d. El resultado visual suele ser pobre o inadecuado
e. La web no es tuya. El día que te vayas, la perderás, al igual que el trabajo que hiciste creándola.

 

Y todo esto tiene lógica. Si no soy diseñador web, no podré hacer una pagina web en condiciones, igual que si no soy abogado, no me defenderé bien en ningún juicio. Y aunque el ejemplo es algo extremo, creo que se entiende perfectamente.

 

2. Empresas y diseñadores de webs lowcost.

 

Esta opción, a veces, funciona. Evidentemente, dependerá del profesional que elijas. Pero ojo! puede ser una lotería. No siempre es sencillo diferenciar a un buen profesional de uno mediocre. Y esto te puede costar caro, quizá no en el pago de tu web, sino en los resultados que obtengas con ella.
Para crear una web de calidad, necesitas un equipo de profesionales para diseño, programación y optimización SEO, para el posicionamiento. Y todo esto, no siempre pueden ofrecértelo por un precio lowcost, más bien, casi nunca.
Si tienes suerte en tu búsqueda, encontrarás un profesional o pyme que pueda generar optimamente todos esos resultados, a un precio que sea aceptable. Pero como digo, necesitarás algo de suerte.

3. Empresas de renombre en creación de webs.

 

Esta es la mejor opción en cuanto a resultados, pero la peor en cuanto a precios. Con esta opción, te aseguras tener una web de calidad, pero tienes que estar dispuesto a pagar su precio. Dependerá de tu presupuesto y lo que quieras gastar.

 

En Yogui, hemos querido cambiar las reglas del juego, y por eso, agregamos una opción más a la lista. Ofrecemos a cualquiera que quiera una web profesional, creada por diseñadores y programdores y optimizada para seo (posicionamiento en buscadores) una opción que pueda ser definitiva y además gratis.

¿Quieres conocerla?